Conocido como uno de los cuatro “Tigres Asiáticos” y aunque sea el país más pequeño y con mayor densidad de población después de Mónaco, Singapur es sin duda mi nueva ciudad preferida.

Preciosa, divertida y muy segura. Caminar por sus calles a cualquier hora y poder disfrutar de su ambiente nocturno, es un lujo. Su clima tropical hace que las múltiples culturas (china, hindú, malaya y musulmana) convivan pacíficamente en un eterno verano.

La ciudad más avanzada que haya visitado nunca (hace enrojecer a Hong Kong), y también la más restrictiva. Con una organización social que roza la utopía: calles inmaculadas, sin apenas desempleo y en el que todos los ciudadanos tienen derecho a una vivienda.

DSC_0123_FotorDSC_0092_FotorIMG_20161107_103047_FotorDSC_0083_FotorDSC_0071_FotorIMG_20161106_184226_FotorDSC_0081_Fotor75dfd76d04679d21c70ef209a52fdcc2IMG_20161106_182418_FotorIMG_20161106_183125_FotorhotelDSC_0023_FotorIMG_20161106_184214_FotorIMG_20161107_090601_FotorDSC_0158_Fotormmexport1478594420354_FotorDSC_0169_FotorDSC_0212_Fotor


 Llevo puesto:

1/ Top de Calcedonia , Falda de Abercrombie y collares Hakuii

2/ Camisa de Pepe Jeans, Falda de Lluvias de Abril.

3/ Vestido de Hollister y collar Hakuii (Collar Carey).

4/ Vestido negro de Lefties.


Cómo llegar

Si sales desde Madrid o Barcelona la manera más rápida es utilizando la aerolínea Singapore Airlines, se trata de una de las aerolíneas más valoradas del mundo con vuelo directo a Changi. Para que salga más económico lo mejor es hacer escala en cualquier ciudad europea, yo la hice en Londres y pude volar en el  impresionante Airbus A380.

Cómo moverse

El Metro Mass rapid transit. Súper limpio, fácil y económico. Singapur es el país de los “10 minutos”, ya que puedes ir de un lado al otro y llegar a todas tus citas y reuniones en tan solo ese tiempo. Por supuesto que en el metro está prohibido fumar, mascar chicle y comer Durianes ( fruta del país con olor muy desagradable)  Los taxis son bastante baratos teniendo en cuenta lo caro que es todo en la ciudad.

Dónde quedarse

La estrella de la corona es el famoso hotel Marina Bay Sands con la impresionante piscina elevada más larga del mundo “infinity-pool”, merece la pena, aunque no estés alojado en este hotel subir a contemplar las vistas de 360º de la ciudad y porque no, darse un baño en esta piscina de ensueño.

En mi caso elegí el hotel Woodgood Park, construido en 1900 fue el primer hotel con piscina de todo Singapur. Situado en el famoso barrio de Orchard Road. El trato del personal es inmejorable y mi habitación difícil de olvidar, una delicia “ My fair Suit Garden” con vistas a una de sus tropicales piscinas.

Dónde comer

Al igual que su sociedad, Singapur ofrece una multicultural cocina con platos malayos e indios como dieta cotidiana para los locales, sin embargo, podrás encontrar restaurantes de todas las nacionalidades. Mi restaurante español preferido “My Little Spanish Place” donde te hacen sentir en casa.

Una de los platos típicos y que yo ya había probado de la cocina tailandesa es el Satay, brocheta marinada con salsa de cacahuetes, lo cocinan espectacular en hawker Lau Pa Sat.

El Durián es la fruta de Singapur por excelencia tiene un olor muy característico como de jugos gástricos. Por esta razón no dejan consumirla en la calle ni en el transporte público.

Lo que es seguro que no podrás comer aquí es el chicle, si el chicle. Está prohibida su venta y por supuesto su consumo. Cuidado a los turistas despistados si os cogen con un paquete de inocente goma de fresa os puede caer una multa de hasta 1000 dólares de Singapur.

Qué ver y qué hacer

Singapur es la ciudad por excelencia de las compras, recorrer Orchard Road a pie te llevara toda una mañana, las tiendas más exclusivas del mundo se agolpan en esta bulliciosa calle; Chanel ,Prada…

Visitar Little India. La arquitectura y el colorido hacen de este barrio una zona muy especial, además de poder comprar productos indios en tiendas que presumen ser las más baratas de la ciudad. También recomiendo dar un paseo por China Town, creo que es el barrio chino más limpio del mundo.

Por supuesto que pasear por Marina Bay es visita obligada y contemplar el Merlion ( cabeza de león cuerpo de pez)  que es el icono de esta ciudad.

Aunque de la impresión de que todo está prohibido aquí, es fácil adaptarse, ya que casi todas las prohibiciones son de sentido común. A sus ciudadanos les educan desde pequeños a no tirar basura al suelo, respetar a las mujeres (no se oye ni un piropo por la calle) tolerar todas las religiones, tirar de la cadena en baños públicos o discutir sin gritar. Ya podíamos aplicarnos el cuento muchos países europeos.